Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Energias Renovables

Todo sobre las energias renovables y limpias

Paneles Solares Precios
 

Biodigestores

Los biodigestores son contenedores que producen abono natural y biogás a partir de deshechos orgánicos, tanto excrementos de origen animal y humano como restos vegetales. Estos residuos se reciclan conviertiéndose en energía y en fertilizantes para su uso en las tareas del campo, por lo que es un método de ahorro energético ideal para zonas rurales o para países en vías de desarrollo.

Los contenedores se utilizan sobre todo en el tratamiento de excrementos de ganado bovino y porcino, ya que ambos generan biogás en una mayor medida. Se pueden usar tanto para emitir energía térmica como eléctrica. En principio, la inversión en estas máquinas es alta, debido a los costes de instalación y puesta en marcha, pero en los últimos años ha ido disminuyendo gracias al abaratamiento de los materiales de construcción de los mismos, que suelen ser plástico y polietileno. Es por ello, que en este tipo de máquinas la variedad de modelos es muy amplia, llegándose a conocer en torno a unas setenta, lo que da amplio margen a la hora de instalarlas y poder hacer frente a los costes.

Biodigestores

Con mucho, las ventajas superan los inconvenientes. Entre las primeras, podemos destacar que se trata de infraestructuras que benefician el medio ambiente y que salen económicas a largo plazo. La producción del biogás, por ejemplo, permite que se cocinen los alimentos de forma sencilla y segura, y evita la deforestación de los bosques por la tala de árboles para producir leña. De igual forma, se aprovechan los residuos y se evita su vertido indiscriminado a ríos, por lo que las aguas no se contaminan. Así, se descartan los malos olores de las aguas residuales, al mismo tiempo que las enfermedades que se propagan por virus o bacterias. A la hora de aplicarlo a la agricultura, se ha demostrado una mejora destacable en el abono natural generado, muy rico en nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio o magnesio, los cuales son absorbidos directamente por las plantas, lo que aumenta sus propiedades para las mismas.

De todas formas, también se han descrito algunos inconvenientes de estos métodos, como por ejemplo, la necesidad de que se mantengan a una temperatura constante de 35 grados centígrados, lo que puede encarecer su uso en gran medida en las zonas de clima frío. También pueden darse riesgos de explosión de los contenedores si no se cumplen rigurosamente todas las medidas de seguridad que se exigen, lo cual muchas veces no suele ocurrir sobre todo si se instalan en zonas pobres y subdesarrolladas. Estas normas deben también cumplirse para evitar la generación de sulfuro de hidrógeno, un gas tóxico y corrosivo que puede llegar a envenenar el ambiente.

Entre los países de la Comunidad Europea todavía no ha calado el uso de los biodigestores, pero en otros como China se ha disparado su uso, por las numerosas ventajas anteriormente descritas. En este país oriental, hay aproximadamente unos siete millones de biodigestores en las zonas rurales, lo que permite cubrir las necesidades de cocción y preparación de alimentos, así como la generación de electricidad para iluminación tanto doméstica como urbana. Al mismo tiempo, permite recuperar las zonas de cultivo tan devastadas por siglos de siembra, y el suelo se enriquece dando más productividad.

Etiquetas: ahorro energético (11 referencias), biogás (2 referencias), deshechos orgánicos (2 referencias), energía (8 referencias), inversión (3 referencias), medio ambiente (8 referencias), residuos (3 referencias)



También te puede interesar:


 Biomasa y calderas de condensación

Llamamos biomasa al combustible energético que se obtiene de forma directa o indirecta de recursos biológicos, principalmente de las plantas. Éstas utilizan la energía del sol para crecer, y la materia orgánica que producen es a lo que se le llama propiamente biomasa, donde se almacena a corto plazo la energía del sol en forma de carbono. La biomasa se utiliza dentro de un ciclo constante de producción-utilización, por lo que es un recurso energético renovable y respeta el medio ambiente. Si se quema gas o gasóleo para producir calor, se transfiere a la atmósfera y se va acumulando gran cantidad de carbono, y poco a poco se produce el llamado efecto invernadero, que tanto mal hace a los cultivos e incluso a nuestra propia salud; por el contrario, con la energía de la biomasa se evita este efecto, porque el carbono emitido al quemar materia vegetal procede de la atmósfera misma.
   Publicado el 25/10/07


 Sistemas de aprovechamiento de energías renovables

Los últimos debates sobre el cambio climático están propiciando que la utilización de las energías renovables sea algo relevante e importante a la hora de construir viviendas o mejorar los sistemas energéticos existentes. Además, supone a largo plazo la mejora de la economía familiar e incluso de la región donde se instale.
   Publicado el 30/10/07


 Invertir en energías renovables

Las energías renovables se han revelado como una gran fuente de ingresos e inversión, ya no sólo para la mediana y pequeña empresa, sino también para particulares, porque son una fuente inagotable de energía, y la inversión que se realiza se amortiza ampliamente en un período relativamente corto de tiempo.
   Publicado el 30/01/08


 Colectores Solares

Los colectores solares, aunque a veces también se hacen llamar paneles solares, no son exactamente lo mismo. Son elementos que sirven para aprovechar la energía del sol, la cual transforman en calor para ser utilizado a nivel doméstico o comercial. Los más utilizados y vendidos son los planos, que están formados por una caja construida en metal y vidrio, de la cual cinco de las caras son opacas y están aisladas térmicamente. En el fondo de esta caja hay una serie de conductos que son los que portan el agua caliente.
   Publicado el 19/02/08


 Módulos fotovoltaicos

Los módulos fotovoltaicos o paneles solares fotovoltaicos están formados por celdas fotovoltaicas que producen electricidad a partir de la energía que recogen del sol. Estas placas a su vez puede dividirse en varias clases, como por ejemplo, las monocristalinas, cuya composición es básicamente de cristal de silicio, y tienen forma circular o hexagonal; las policristalinas, que están formadas por pequeñas partículas cristalizadas; y amorfas, que son en las que el silicio aún no está cristalizado. La efectividad de estas placas es mayor cuanto más grandes sean los cristales de silicio, aunque también influye su grosor, peso y coste. A este efecto, el rendimiento de las primeras alcanza un 20% más que las otras, aunque son mucho más caras y pesadas.
   Publicado el 28/04/08


 Sistemas pasivos para el ahorro energético y mejora del medio ambiente.

Hasta ahora, la forma más sana y confortable de mantener la temperatura ideal en el hogar durante el invierno era instalando esos antiestéticos e incómodos radiadores que se convierten en un elemento de distorsión de la decoración del hogar.
   Publicado el 22/07/11



 

Redes Sociales

 

Síguenos en Pinterest

Suscríbete

Suscripción por e-mail  Noticias

Suscripción RSS  Feeds RSS  Ayuda con RSS

Idiomas