El Confort Térmico

Algunas empresas ponen el énfasis en que al final lo mas importante al elegir un sistema de calefactor es conseguir un buen Confort Termico.

El
confort térmico, algunas definiciones

La sensación de bienestar térmico está
definida, según normas internacionales, como la ISO7730:2005 (ISO,
2005) o la ANSI/ASHRAE Standard 55 (ASHRAE,1992), como «el estado de
ánimo que expresa satisfacción con el ambiente térmico». Esta
definición hace parecer a la sensación de confort térmico como
subjetiva, es decir, como la opinión de un sujeto o persona sobre su
sensación de frío o calor. Sin embargo no sólo es nuestro estado de
ánimo el que define si tenemos frío o calor y si estamos o no cómodos
con esa situación.

Saber si tenemos frío o calor es parte
de un proceso cognitivo que integra muchos estímulos influidos por
factores físicos, fisiológicos y psicológicos, entre otros. En términos
fisiológicos, la sensación de confort puede definirse como la situación
en la que nuestro cuerpo está haciendo el menor esfuerzo para regular
su temperatura interna, lo que involucra nuestro estado de ánimo . Esto
implica que en un balance térmico positivo nuestro cuerpo estará
ganando energía, por lo tanto tendremos calor y si el balance es
negativo estaremos perdiendo energía, entonces la sensación térmica
será de frio.

Para
más información sobre las soluciones MurConfort visita nuestra web de
contacto
www.murconfort.com


Factores y parámetros que afectan el confort térmico

La sensación de confort térmico que tiene una persona en un espacio dado está influida por ciertos parámetros que se refieren a los aspectos físicos del lugar. Por un lado tenemos los parámetros ambientales, donde incluyen temperatura del aire, humedad relativa, velocidad y dirección del viento, radiación solar y temperatura radiante. Por otro lado, están las propiedades termo-físicas de los materiales y objetos que componen el sitio. Estos parámetros nos indican por ejemplo cuanta radiación solar es reflejada por el suelo o una pared, así mismo nos darán información sobre la efectividad de si el aislamiento térmico de los muros de un edificio es apropiado.

Los factores personales, como su nombre lo indica, relacionan la sensación de confort con las características físicas y fisiológicas del sujeto, como sexo, edad, constitución corporal, actividad física, estado de salud e historial térmico. También tenemos los factores arquitectónicos, que se refieren a la configuración espacial del sitio. Éstos cubren aspectos como la adaptabilidad del espacio, es decir, en qué medida el sujeto puede modificar los límites del espacio en el que se encuentra y los dispositivos de control de que dispone,

Durante el proceso de planeación y diseño de un una vivienda es de suma importancia tomar en cuenta todos los factores de confort para plantear las estrategias de diseño,

Un estudio de confort puede ser útil para programar los termostatos, el horario y época de uso de los equipos con mayor precisión, así como establecer otra estrategias pasivas. Lo anterior no solo hace más confortable la vivienda también significa ahorros importantes en los costos de operación, al hacer más eficiente el uso de la energía para acondicionamiento ambiental.

El estudio detallado del confort ambiental previo y durante la planeación y el proceso proyectual de una casa puede mejorar sensiblemente el grado de satisfacción de los usuarios, esto tendría consecuencias en un diseño más eficiente y por lo tanto más económico, así como en el uso racional de la energía y el costo de operación.

Finalmente, se propone desarrollar un estudio de confort particular para que consideren las ventajas del sistema MUR CONFORT .

Para
más información sobre las soluciones MurConfort visita nuestra web de
contacto
www.murconfort.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.