Cursos y formación en energias renovables

Debido al inminente cambio climático y al agotamiento de recursos tradicionales, en los últimos años ha tenido gran acogida la formación en temas de energías renovables, y en concreto la solar, como alternativa a las energías contaminantes. El hecho, es que cada vez más, las empresas buscan expertos en esta materia, con lo que los diferentes cursos que se realizan cada vez cuentan con más asistentes, y los profesionales que salen de ellos cuentan con grandes salidas profesionales. Tanto a nivel nacional como internacional, hay convenios con los gobiernos, para facilitar la labor de docencia en este campo y garantizar las ayudas a empresas que cuenten con profesionales del sector.

La energía solar se ha posicionado como una de las principales fuentes de energía naturales utilizadas por el hombre y alternativas a energías contaminantes y agotables, como el petróleo o el gas. Además de no contaminar el medio ambiente, es inagotable, por lo que ha sido utilizada a lo largo de la historia y desde hace poco en una mayor medida. En este sentido, España es un país privilegiado en el continente europeo, ya que la incidencia solar es mayor que en muchos países; gracias a su climatología, podemos decir que en un solo día se reciben en torno a los 1500 kilovatios/hora en el territorio español, lo que le acerca a regiones típicamente cálidas, como América del Sur o Central. La energía solar recibida suele aprovecharse, o bien directamente, en forma de calor, o bien canalizándola para producir electricidad. Una buena formación en el sector, integra los mejores métodos para esta transformación, con el menor impacto en el medio ambiente y el mayor rendimiento económico.

Pero para poder aprovechar todo este potencial energético, es preciso estudiar bien los métodos, ya que pueden presentarse problemas. En primer lugar, habría que actualizar una política energética que muchos países no están dispuestos o no pueden llevar a cabo, bien porque no les conviene a nivel económico o bien porque están en vías de desarrollo. También hay que tener en cuenta que esta energía está sometida a diversos cambios y fluctuaciones, ya que, por ejemplo, el nivel de energía recibida en invierno es menor que en verano. Por ello, es de vital importancia desarrollar y potenciar la incipiente tecnología de captación, acumulación y distribución de la energía solar, incrementando la educación tanto a nivel básico como a nivel profesional, para conseguir las condiciones que la hagan competir con sus principales rivales a nivel energético, y sobre todo, conseguir que los países escépticos colaboren en la tarea.

En el área de formación hay muchos campos donde se puede intervenir, a nivel tanto teórico como técnico. Las principales áreas de estudio son la energía solar térmica y la fotovoltaica, aplicándose en la práctica a las instalaciones, colectores, placas y redes fototérmicas. Los sectores a los que se pueden aplicar estos conocimientos van desde el hostelero, a la agricultura, pasando por el sanitario y el doméstico. Las últimas tecnologías se han aplicado sobre todo para el aislamiento y almacenamiento térmico, ya que es un sistema mucho más rentable y fácilmente aplicable.

Te Interesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.